Mi foto
MundosInsolitos
Ver todo mi perfil

Seguidores

viernes, 19 de julio de 2013

A estas alturas de la vida.

Mi cuerpo, mi mente, mi corazón, mi alma, están llenos de energía. A lo largo del camino voy encontrando espacios, personas, lugares, proyectos,… donde descargarla y renovarla, vaciarme y volver a llenarme. Reciclarme y evolucionar en un cambio constante.

Son muchos años de viajes sin destino y con muchos caminos, viajar me hizo mayor, sensato, ya empiezo a verme como un joven hombre con bonitas experiencias. Las canas y las arrugas van surgiendo poco a poco, llegaron en el viaje, el viaje me hace cambiar, pensar, soñar, volar.

En estos momentos trabajo en un bonito proyecto que prácticamente me quita la totalidad de mi tiempo, aunque siempre encuentro un poco para lo que quiero, la vida sin tiempo para disfrutar no sirve de mucho. Los nuevos rumbos de los vientos me llevarán a vivir en otras diferentes latitudes en las próximas fechas, meses, años, eso es algo que ni la misma vida sabe.

Esta mañana me veía a mi mismo por las calles del pueblo, veía como los vecinos me miraban cuando volvía de comprar ciertos enseres necesarios para continuar con la obra día tras día, como unos kilos de clavos. Me ven caminar descalzo, como lo hago los últimos tiempos, negociar descalzo, firmar contratos descalzo, incluso ir al banco descalzo, camino sin nada en mis pies, con un saco en el hombro, pantalón corto y camiseta de tirantes, la misma de los últimos tiempos, casi la única que tengo. Me veo como uno de esos tantos vagabundos que conocí en muchos diferentes lugares por donde caminé y que me enseñaron tantas cosas. 

Viajo tranquilo, miro a los lados, siempre trato de saludar con una sonrisa, no me importa nada lo que la gente piensa, lo que verdaderamente me importa es que me siento libre, feliz, muy fuerte en mi mente y mi corazón, con mucha energía y amor para regalar por el mundo, en los viajes que están por venir, porque la decisión está tomada, hay que seguir viajando, ayudar al planeta, ayudar a la gente, ayudarme a mi mismo.

Cada vez me siento más joven, viví muchas vidas a lo largo de mi vida, quizás esté en la mitad, o no, eso que nunca se sabe, pero tengo la sensación de ser un joven envejecido por bonitas experiencias, con cuerpo de joven y mente y corazón veterano, con muchas ganas de seguir viajando, con la sensación de que mi viaje acaba de empezar, de que el verdadero viaje está por llegar, de que hasta el momento fueros simples experiencias y caminos para algún día llegar a un lugar que aún desconozco y que no quiero conocer hasta que aparezca.


Desde el principio del viaje únicamente planeé vuelos para abaratar costes, nunca compré una guía de viajes, apenas un mapa y una brújula, que ahora, a estas alturas de la vida, ya han desaparecido, siempre dejo que la vida, la suerte, las personas, los lugares,… influyan sobre mi vida, sobre el viaje, sobre los caminos a tomar, siempre dejo que la vida decida, a estas alturas de la vida, cuando estoy en el ecuador de mis años, o quizás más, o quizás menos, las pequeñas arrugas que se van marcando para algún día convertirse en grandes y profundas, que van surcando su camino por sonrisas y sueños, a estas alturas de la vida, me siento orgulloso de lo que estoy haciendo, me siento más fuerte que nunca, más salvaje y más libre, a estas alturas de la vida, siento que estoy naciendo.



1 comentarios:

Rébecca Macchia dijo...

Muy lindo que digas.Estoy muy feliz por ti!